sábado, 30 de marzo de 2013

Daniel Viglietti por Fernando Cabrera (Teatro Solis 2007)

video




Mucho, poquito y nada


Si yo no cambio un poco mis fallas, mis males,
¿cómo cambiar entonces las tierras, los mares?
Si no cambio un poquito mis mañas, mis juegos,
¿cómo cambiar en algo los dramas, los fuegos?

Si no poquito un cambio mi duda, mi acaso,
¿cómo cambiar más tarde el beso, el abrazo?
Si no cambito un poco mis cauces, mis fuentes,
¿cómo he de cambiar fuera lo mío en la gente?

Si no cambio un muchito mis odios, mis miedos,
si no abro mi ternura me vuelvo de hielo.
Si no muchito un cambio mi cuerda, mi acorde,
¿cómo cantar lo nuevo, lo izquierdo, lo borde?

Si no apoco lo mucho que pierdo, que hiero,
¿cómo darle esperanza al te amo, al te quiero?
Si no amucho lo poco que tiene mi gente,
¿cómo evitar que al canto le asome lo urgente?

Mucho, poquito y nada deshojo la vida
y ella nunca responde, la desentendida.
Mucho, poquito y nada, contraflor al resto,
tenemos que ir cambiando.

Mucho poquito y nada, contraflor al resto,
tenemos que ir cambiando este cambio nuestro.

sábado, 2 de marzo de 2013

Entretener y sacudir (Entrevista 1987 por M Ubal)



Podés vivir de la música?

Sí, pero sólo desdce hace un tiempo. Y ojo al gol!, viviendo nadie crea que en forma holgada, sino como
cualquier laburante. La diferencia es que yo pude, desde hace un año y medio a esta parte, dejar otros laburos
que tenía. Hago la aclaración porque no quiero que mi respuesta suene optimista. La situación del artista
en general, en nuestro país, sigue siendo de sumergimiento.

Y dentro de la música, aparte de las actuaciones, que otro tipo de trabajo habitualmente desarrollás?

Desde hace un tiempo, he tenido no sé si la suerte, la desgracia o facilidad de acceder a distintos
tipos de trabajo, ya sea arreglar un disco para un artista equis, armar un grupo de rock and roll
para bailes, acompañar otros artistas o hacer periodismo musical, dar clases..

Qué es lo que mas te gusta de todo eso?

Obviamente lo que prefiero es componer y cantar mis canciones, no?
Después me gusta mucho arreglar para otros artistas, porque eso es una posibilidad que justamente
oxigena tu actividad creativa, porque te obliga a colocarte en otros moldes que no son los tuyos y te
proporciona una serie de exigencias a tu cabeza musical que constituye un aprendizaje invalorable.

Entre esos moldes aparentemente ajenos a tu música, está tu trabajo dentro del tango, fundamentalmente a través
de los arreglos para Juan Peyrou y sobre todo Gustavo Nocetti.
Actualmente, como vinculás el tango con lo que estás haciendo?

Mirá, actualmente lo tengo más presente que nunca. El tango es un componente cultural muy potente
en el Rió de la Plata y para mí es muy importante, sobre todo desde el punto de vista estético.
Toda mi vida estuve recostado a fórmulas letrísticas, de metro, melódicas, armónicas, contrapuntísticas.
Y bueno, eso sigue estando presente, se sigue reelaborando dentro de mi. En la actualidad
lo tengo muy presente para componer.

Gustos?

Bueno, me gusta mucho el primer tango, el de la guardia vieja. Me gusta muchisimo Gardel, a quien
considero un genio. Me gusta De Caro y lo que significa, esa especie de revolución de la guardia nueva, sus herederos, Troilo. Y finalmente Piazzola y Pugliese, que pienso que es de donde más he sacado y disfrutado tal
vez por una cuestion de época y de identidad sonora,no?

Que se oía en tu casa, de chico?

Folclore argentino, tango y bossa nova también, pero sobre todo folclore.
A los seis años empecé a estudiar guitarra con una profesora del barrio. Noemi Porrati, que era argentina y dentro
de su método estaba el meterme mil canciones, rasguidos dobles, chacareras, zambas, carnavalitos y todo eso.
Era por 1963 más o menos, durante el auge del folclore argentino y mis primeros ídolos fueron Horacio Guaraní,
Mercedes Sosa y los Chalchaleros, Los Fronterizos. Seis meses despues de empezar a estudiar, esta profesora nos lleva a cantar, a mí y a mi primo, por quermeses, fiestas de escuela, cumpleaños, iglesias de la zona. Ibamos y cantabamos Zamba del grillo, Luna Tucumana, pantalon corto y con unas guitarras que nos quedaban enormes.


Cuándo comenzas a componer?
Bueno, durante la adolescencia tuve una especie de abandono, de rechazo por la música, tal vez procesando todo un sentimiento que yo teniá de chico por haber estudiado música obligado. Estuve tres
años sin agarrar la guitarra, no escuché nada, dejé de ir a clase y de cantar.
Eso fue como hasta los dieciséis, donde empecé a hacer canciones, muy influído por Aldo y Daniel.
Pasaron algunos años y a los dicinueve se me ocurrió dedicarme a la música. Volvi a estudiar en el conservatorio Universitario y luego con Federico Garcia Vigil. Después conocí a Coriún Aharonián y Graciela Paraskevaídis. Por esa época tambien habia pasado a integrar el coro Discantus, gracias a la escasez de tenores que había en ese momento. Ahi estuve un par de años y aprendí muchísimo con Sara Herrera. también allí conoci a Pacho MArtinez, que venia de otro coro. Con él hicimos un dúo haciendo
folclore liso y luego de varios cambios, en 1977, empezamos junto a Daniel Magnone a hacer nuestras canciones. Surgio entonces Montresvideo. Fue una buena época.

Como ibas hilvanando las canciones de esta época?

Con muchos esquemas, trasladando esquemas del folclore argentino.
Siempre tuve una forma de hacer canciones que aún hoy la sigo teniendo, aunque de repente con el oficio
se disimula más; es agarrar ciertos moldes, formas que a mí me interesan y emotivamente me pegan y transformarlos. Agregarle de mi cosecha elementos de rompimiento- sobre todo armónicos y transformarlos en algo distino. No es una cosa de rompimiento absoluto con el entorno cultural, pero sí un lavado de cara a ciertos elementos que todo el mundo maneja.
Eso es un poco de mi formula de trabajo. A veces se me va la mano y quedan cosas mucho mas raras, pero a veces la emboco y quedan como Paso Molino, Agua, El viento en la cara, La bruja, Yo queria ser como vos, donde ves que la gente las entiende, las disfruta y las incorpora.


En el plano textual, que te interesa?

Estoy tratando de trabajar circunscribiéndome exclusivamente a lo emotivo, que cada palabra o frase
de la canción entera como bloque apunte siempre a una subversión emotiva en el otro, incluso dejando de lado parametros mas conocidos.


Lo racional, por ejemplo?

Si, cualquier cosa. No me interesa ya más nada, si lo que digo es verdad o es mentira, si es moderno o
reaccionario, si es anécdota o sólo una idea poética, ya no me interesa más nada.
Lo único que me interesa es que el tipo cuando escuche no quede indiferente, que le provoque un dolor o un sacudimiento de índole emotivo, por lo menos durante esos tres minutos.
Y como definición de lo que hago, cada vez mas más me gusta utilizar la palabra entretener. Entretener.
Es una palabra muy rica, muy derivable.


Y muy prejuiciada...

Sí, una palabra cargada de prejuicios, de cosas negativas. Creo que ese concepto es un poco la fundamentación de toda actividad artistica.



Al rotar de un trabajo grupal a un trabajo solista, que costas cambian en tu música?

Tocar con una banda de cinco integrantes, electrificada, con un baterista y un equipo rítmico muy fuerte, definido, rico, ingenioso, con un caudal de sonido, potencia y energía muy grandes, obviamente te modifica muchas cosas.
En primer lugar la forma de cantar, en segundo lugar la forma de componer. Buscás otro tipo de ritmos, de arreglos, de tímbricas, colocás en otros lugares las melodías, hay ciertos giros que no los hacés.


Que fue lo que mas te impactó de la labor con Mateo?

Mira, lo que más me impacto fue la dedicación al trabajo y la aplicación y seriedad que el loco pone
para elaborar los arreglos, para ensayar, para buscar voces, climas. Es muy meticuloso, muy trabajador, cosa que me ha hecho muy bien a mí, que soy un tipo bastante vago.
Por otra parte, Mateo maneja con suma naturalidad una amplia paleta de posibilidades y lo mejor es verlo
como busca, cómo va consiguiendo soluciones hermosas para su música, justamente porque, entre otras cosas, trabaja mucho. No quiero decir que a él no le cueste trabajo hacer musica.